Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las
personas con discapacidad

IV. MECANISMO DE SUPERVISION


1.- La finalidad del mecanismo de supervisión es promover la aplicación
efectiva de las Normas Uniformes. Dicho mecanismo prestará
asistencia a todos los Estados en la evaluación de su grado de
aplicación de las Normas Uniformes y en la medición de los progresos
que se alcancen. La supervisión debe ayudar a determinar los
obstáculos y a sugerir medidas idóneas que contribuyan a una
aplicación eficaz de las Normas. El mecanismo de supervisión tendrá
en cuenta las características económicas, sociales y culturales que
existen en cada uno de los Estados. Un elemento importante debe ser
también la prestación de servicios de consultoría y el intercambio
de experiencias e información entre los Estados.
2.- Las Normas Uniformes sobre la igualdad de oportunidades para las
personas con discapacidad deben supervisarse dentro del marco de los
períodos de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social. En caso
necesario, se nombrará, por un período de tres años y con cargo a
los recursos presupuestarios, a un relator especial que cuente con
amplia experiencia en materia de discapacidad y en organizaciones
internacionales para que supervise la aplicación de las Normas
Uniformes.
3.- Se invitará a organizaciones internacionales de personas con
discapacidad reconocidas como entidades consultivas por el Consejo
Económico y Social y a organizaciones que representen a personas con
discapacidad que todavía no hayan formado sus propias organizaciones
a que, teniendo en cuenta los diferentes tipos de discapacidad y la
necesaria distribución geográfica equitativa, integren un grupo de
expertos, en el cual dichas organizaciones tendrán mayoría, con el
cual el Relator Especial y, cuando proceda, la Secretaría, puedan
celebrar consultas.
4.- El Relator Especial exhortará al grupo de expertos a que examine la
promoción, aplicación y supervisión de las Normas Uniformes,
comunique los resultados y proporcione asesoramiento y sugerencias
al respecto.
5.- El Relator Especial enviará una lista de preguntas a los Estados, a
las entidades del sistema de las Naciones Unidas y a las
organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, incluidas
las organizaciones de personas con discapacidad. La lista de
preguntas debe referirse a los planes de aplicación de las Normas
Uniformes en los Estados. Las preguntas deben ser de carácter
selectivo y abarcar un número determinado de normas específicas para
hacer una evaluación a fondo. El Relator Especial debe prepararlas
en consulta con el grupo de expertos y la Secretaría.
6.- El Relator Especial procurará entablar un diálogo directo no sólo
con los Estados sino también con las organizaciones no
gubernamentales locales, y recabará sus opiniones y observaciones
sobre toda información que se proyecte incluir en los informes. El
Relator Especial prestará asesoramiento sobre la aplicación y
supervisión de las Normas Uniformes, y ayudará a preparar las
respuestas a las listas de preguntas.
7.- El Departamento de Coordinación de Políticas y Desarrollo Sostenible
de la Secretaría, en su calidad de centro de coordinación de las
Naciones Unidas sobre las cuestiones relativas a la discapacidad, y
el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y otras
entidades y mecanismos del sistema de las Naciones Unidas, como las
comisiones regionales, los organismos especializados y las reuniones
entre organismos, cooperarán con el Relator Especial en la
aplicación y supervisión de las Normas Uniformes en el plano
nacional.
8.- El Relator Especial, con ayuda de la Secretaría, preparará informes
que serán presentados a la Comisión de Desarrollo Social en sus
períodos de sesiones 34º y 35º. Al preparar esos informes, el
Relator Especial consultará al grupo de expertos.
9.- Los Estados deben alentar a los comités nacionales de coordinación o
a las entidades análogas a que participen en la aplicación y
supervisión. En su calidad de centros de coordinación de los asuntos
relativos a la discapacidad en el plano nacional, debe exhortárseles
a que establezcan procedimientos destinados a coordinar la
supervisión de las Normas Uniformes. Es menester estimular a las
organizaciones de personas con discapacidad a que participen
activamente en la supervisión a todos los niveles del proceso.
10.- Si se dispusiera de recursos extrapresupuestarios, convendría crear
uno o más puestos de Asesor Interregional sobre las Normas Uniformes
a fin de prestar servicios directos a los Estados, por ejemplo, en:
a) La organización de seminarios nacionales y regionales de
formación sobre el contenido de las Normas Uniformes;
b) La elaboración de directrices en apoyo de las estrategias
para la aplicación de las Normas Uniformes;
c) La difusión de información sobre las prácticas óptimas en
cuanto a la aplicación de las Normas Uniformes.
11.- En su 34º período de sesiones, la Comisión de Desarrollo Social
establecerá un grupo de trabajo de composición abierta encargado de
examinar el informe del Relator Especial y de formular
recomendaciones sobre formas de mejorar la aplicación de las Normas
Uniformes. Al examinar el informe del Relator Especial, la Comisión,
por conducto de su grupo de trabajo de composición abierta,
celebrará consultas con las organizaciones internacionales de
personas con discapacidad y con los organismos especializados, de
conformidad con los artículos 71 y 76 del reglamento de las
comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social.
12.- En el período de sesiones siguiente a la terminación del mandato del
Relator Especial, la Comisión de Desarrollo Social examinará la
posibilidad ya sea de renovar ese mandato, de nombrar a un nuevo
Relator Especial o de establecer otro mecanismo de supervisión, y
formulará las recomendaciones apropiadas al Consejo Económico y
Social.
13.- Con objeto de promover la aplicación de las Normas Uniformes, debe
alentarse a los Estados a que contribuyan al Fondo Voluntario de las
Naciones Unidas para los Impedidos.